Archivo del sitio

Igor Arnáez se pierde lo que resta de temporada

Malas noticias para el Club Deportivo Tenerife,nuevamente un jugador causa baja por lesión,en un principio el diagnostico realizado al defensa vasco Igor Arnáez  hablaba que tenía un traumatismo renal, pero hoy se ha confirmado que tiene algo más grave.

Lee el resto de esta entrada

Aitor Sanz tres semanas de baja

El parte médico que ha facilitado el Tenerife en el día de hoy,nos deja una mala noticia,Aitor Sanz será baja las tres próximas semanas debido a un esguince en su rodilla izquierda,este esguince le impidió completar la totalidad del entrenamiento de ayer jueves.

La baja de Aitor más la sanción de Vitolo deja el centro del campo blanquiazul con Rivero y Ricardo como únicos jugadores disponibles para disputar el partido ante la UE Llagostera el próximo domingo a las seis de la tarde, veremos como recompone Cervera la medular blanquiazul de cara a este encuentro y para futuros compromisos.

Jules Bianchi sufre una lesión axonal difusa

El equipo Marussia junto a la familia de Bianchi,han elaborado un comunicado explicando la delicada situación por la que atraviesa el piloto francés.Se trata de una lesión axonal difusa,una lesión que no afecta a un punto concreto del cerebro sino a una zona amplia del mismo,su estado es crítico pero dentro de una estabilidad.

Lee el resto de esta entrada

Sergio Araujo duda para el Derbi

Todo transcurría con normalidad en el entrenamiento de hoy en Barranco Seco,hasta que la estrella del conjunto amarillo el delantero Sergio Araujo se ha tiraba al césped y se llevaba la mano a su tobillo izquierdo con claros síntomas de dolor.

Lee el resto de esta entrada

Fractura de un sueño

A menos de un mes para el inicio del Mundial de Basket de España 2014, todos los combinados nacionales se encuentran preparando la que para muchos es la cita más importante de su carrera. Sin embargo, hay jugadores que no terminan de verlo necesario y declinan la invitación de su selección e incluso equipos que deciden por ellos (como es el caso de Manu Ginobili y los San Antonio Spurs). A pesar de ello, hay algunos que deciden estar allí, ya que sus ganas de ganar, de hacerse más grande y de aumentar su palmarés superan cualquier pequeño dolor o el cansancio que puedan acumular tras las exigentes temporadas que se viven, sobre todo, en la NBA.

Uno de los mejores ejemplos de lo que cuento es Paul George. El alero de los Indiana Pacers ha guiado a su equipo en las buenas y en las malas. Nos permitió ver la mejor versión en años de un equipo que busca volver a estar arriba y ser un equipo referente como, a medias, logró esta temporada quedando por encima de Miami (ex equipo de LeBron James) durante la temporada regular y llegando con algún apuro a la Final de Conferencia contra los de Florida. Nada de esto se interpuso entre PG y su hambre de victoria. La intención era clara: Venir a España y comerse el mundo; pero no todo es como uno quiere. A veces, las cosas se tuercen de manera inexplicable; y eso es lo que le ha ocurrido al californiano a sus 24 años: Fractura abierta de tibia y peroné.

El equipo dirigido por ‘Coach K’ disputaba un amistoso entre ellos mismos. Los jugadores se repartieron las equipaciones de local y visitante y se dispusieron para afrontar una de las muchas pruebas a las que deben enfrentarse antes de la cita mundialista con el fin de convencer a su entrenador. Todo transcurría a la perfección, hasta que a 9 minutos y medio del final, ocurrió algo que nadie podría imaginar. Las imágenes son devastadoras, fuera del escalofrío inmediato, rompe el alma ver el sufrimiento de una persona y el asombro de todos sus compañeros allí presentes. La jugada es más que fortuita, nada fuera de lo normal, algo típico en un partido de baloncesto; pero esta vez se cerró con un desagradable desenlace.

La lesión, para los amantes del basket (no necesariamente desde hace mucho tiempo) será fácilmente reconocible ya que, aunque se diferencie en cuanto a cómo se produjo, el parte es el mismo que el que recibió el, por aquel entonces, jugador de la NCAA, Kevin Ware.

null
Ninguna lesión en esta vida es deseable, pero esta lo es mucho menos. Se trata de un gravísimo bache para cualquier persona y, para un jugador tan joven, explosivo, potente y directo como él, mucho más. No hay más que hacer, maldecirse no vale de nada. Hay que ser fuerte y seguir adelante, así que desde aquí y en nombre de todo Guachinche Deportivo le mandamos nuestro apoyo y le animamos a seguir con esta fuerza que demuestra con su primer y único tweet desde aquel momento:

Vídeo (no recomendado para personas sensibles):

La enfermedad que persigue a Varane….

El síndrome que provoca esas continuas recaídas del joven defensa ‘bleu’ es el que se conoce como Síndrome de Osgood Schlatter.

Rapahael lleva desde los 13 años con esta dolencia, pero ha sido diagnosticada hace poco. Según parece este síndrome es el responsable de que en 3 años con el Real Madrid, solo haya podido jugar 69 partidos, lo cual genera, indudablemente, desequilibrios a la hora de la planificación deportiva del equipo blanco.

Los síntomas fundamentales de esta enfermedad son hinchazón y dolor en la parte superior de la tibia, que se expresa de manera crónica y recurrente. Puede ocurrir en una o ambas piernas. El tratamiento fundamental estriba en la reducción tanto de la duración como de la intensidad del entrenamiento deportivo, algo que sin duda afecta a su condición de deportista de élite. Parece que Varane tendrá que sentarse con sus médicos y deliberar lo más adecuado para su futuro y su salud.

 

Morir con las botas puestas

Alejándonos del tema futbolístico que rodea Brasil en este verano de 2014, pero no del país y de los cientos de famosos que se han acercado para disfrutar de este Mundial que ha logrado paralizar el planeta. Me gustaría centrarme en uno de los deportistas más grandes del mundo del baloncesto y las buenas noticias que él mismo nos ha transmitido a todos los amantes del Basket: Kobe Bryant.

El buque insignia de Los Ángeles Lakers, como buen amante del fútbol, no ha querido perderse el campeonato del mundo y se encuentra en el país sudamericano disfrutando del espectáculo. Sin embargo, lo que a todos preocupa no son sus viajes o sus aficiones, sino el estado de su maltrecha rodilla. Tema al que él mismo se ha referido en una entrevista que le realizaron este miércoles y el cuál a querido zanjar con un rotundo: “Estoy al 100%”.

Recordemos que el escolta sufrió una grave lesión el 12 de abril de 2013, cuando en una jugada fortuita en la que forcejeaba para entrar a canasta, se desplomó al sentir que algo no iba bien en su talón. Una vez sentado en el suelo, y tras anotar 34 puntos, supo que no podría continuar en el partido que su equipo jugaba contra Golden State Warriors. Aunque aguantó el dolor, tiró sus 2 tiros libres correspondientes y salió por su propio pie, las noticias no fueron buenas: había sufrido un desgarro en el tendón de Aquiles (lesión sufrida por el conocido futbolista, David Beckham en el año 2010). A sus 34 años debía hacer frente a una de las lesiones más duras para un deportista. Entre 6 y 8 meses de baja para poder volver a intentar jugar nuevamente, y digo “intentar” porque recuperarse no asegura nada. Mucho se especuló sobre la más que posible retirada del ’24’, pero como bien dijo LeBron James el día que se conoció la noticia: Si hay alguien capaz de superar esto, ese es Kobe“.

No se equivocó el de los Heat al asegurar que volvería, porque así lo hizo. Tras mucho trabajo, sufrimiento y una intensa rehabilitación, Kobe Bryant regresó a una cancha de baloncesto para hacer lo que mejor sabe: jugar. No era el mejor momento de su carrera, no estaba en un estado de forma óptimo, ni tan siquiera conseguía que el equipo angelino encadenara buenos resultados, pero ya estaba allí… Dónde tanto se le había echado de menos.

A pesar de todo, el destino dio otro giro inesperado y la mala suerte golpeó de nuevo a la estrella de la NBA con otra grave lesión. El escenario: FedEx Forum, Memphis, Tennessee; la fecha: 17 de diciembre; el parte: fractura parcial de la rodilla izquierda, baja durante 6 semanas aproximadamente. Tan solo 9 días antes había vuelto a sentirse jugador, y aunque esta lesión no se comparaba a la anterior, tampoco lo dejaría disputar un minuto más de la desastrosa campaña de Los Ángeles Lakers. La recuperación no fue tan bien como se esperaba y tristemente nunca recibió el alta. A día de hoy, solo sabemos lo que él ha transmitido y ya hemos comentado, ha cumplido los plazos esperados y está listo para volver.

El de Philadelphia ya tiene 35, pero su pasión por el baloncesto, su coraje y su orgullo, nadie se lo puede negar. Ha luchado para volver a estar aquí y lo ha conseguido. Su actitud, entrega y dedicación son admirables y ejemplares para cualquier chaval o persona que sufra algún tipo de problema o contratiempo.


Más allá de su amor por el deporte, razones no le faltan para volver. Él tiene claro que su carrera está dando sus últimos coletazos, por lo que quiere morir con las botas puestas y, así, tratar de superar al que hace unos días le igualó en títulos(5): Tim Duncan.