El karma llega a tiempo a Las Palmas

Tras una larga noche de borrachera en Las Palmas, hoy amanece la ciudad con mucho trabajo por delante… El trabajo de desmontar el escenario y los preparativos del ascenso que parece que venían celebrando desde hace una semana. Y no puedo decir que no me alegre de ello porque, entre otras cosas, ayer vivimos la magia y la justicia del fútbol.

El karma, que según la querida Wikipedia, se interpreta como una “ley cósmica de retribución, o de causa y efecto” viene a explicar no solo lo sucedido ayer por la tarde en el Estadio de Gran Canaria sino también lo que ha pasado durante toda la temporada con la Unión Deportiva. Una temporada en la que la afición amarilla había depositado sus esperanzas en una plantilla prácticamente de Primera División, con el gasto que ello conlleva, estaba viéndose empañada con actuaciones arbitrales más que dudosas que siempre tiraban a favorecer al conjunto insular.

Pues bien, no se si por suerte divina, por justicia, por 300 paletos o por unos jugadores que deberían ser profesionales y que se desconcentran en el momento más importante de sus carreras la Unión Deportiva Las Palmas ha dejado escapar un ascenso que tenía en el bolsillo.

El caso es que ayer, un servidor vivió el ascenso del Córdoba como uno propio porque, más allá de rivalidades insulares, el partido hizo que mi escasa memoria se reactivara y viviera un calco de último derbi jugado en Siete Palmas: Un equipo dominante y claramente merecedor de la victoria falla ocasiones claras, se queda sin un penalti claro a favor (a Momo) por un arbitro que tampoco estuvo a la altura para ninguno de los dos equipos y un gol en el último minuto que hizo llorar a una de las dos aficiones. No se como lo verán ustedes pero, para mi, lo de ayer fue la revancha de un derbi dándole de su propia medicina a la UD.

Obviamente, por la eliminatoria que hizo el conjunto amarillo, creo que habrían sido los justos vencedores pero el simple hecho de tener que perderme los dos derbis del próximo año hacía que mi corazón se alterara de alegría y mi boca no parase de soltar gritos y, porque no, algún que otro improperio hacia algunos de nuestros vecinos que tanto se habían mofado de nosotros hace mes y medio…

El gol en fuera de juego de Uli Dávila, jugador del Chelsea, hundió a la afición local. Pero cuando digo afición, me refiero a todos aquellos que en el minuto 91:29 de partido supieron ser personas civilizadas y se mantuvieron en su asiento disfrutando de un ascenso que estaba a punto de consumarse. El resto, los 300 impresentables que se creen tan importantes como para detener un evento de tal magnitud, deberían cargar con este peso el resto de sus vidas, porque sí, ELLOS SON LOS AUTÉNTICOS CULPABLES DE ESTE FRACASO. Esa “gente” que no tienen ni educación y que prefieren gastarse el dinero durante todo el año en gimnasios, ropa de marca, alcohol, drogas y destrozar sus vidas y sus futuros antes que comprar el abono de la Unión Deportiva para verlos y animarlos durante toda la temporada merecen que se les cierren las puertas a cualquier evento y encerrarlos en sus barrios marginales de por vida.

Pero bueno, tampoco se le puede echar toda la culpa a estos pobres desgraciados… Los jugadores por los que Miguel Ángel Ramírez ha hecho una inversión enorme no pueden permitirse el lujo de perder la concentración en momentos tan importantes como esos porque son jugadores profesionales, la mayoría de los cuales han jugado en primera división. Ángel, que ha hecho una temporada desastrosa y que gracias a la falta de gafas de muchos árbitros acaba la temporada con una sola tarjeta roja, claramente erra en la jugada del gol al no estar cubriendo a Raúl Bravo ni a su acompañante. Barbosa, que llevaba haciendo una gran temporada, parece que ayer mientras los “aficionados” saltaban al campo el se estaba afanando en untarse los guantes de mantequilla para la ultima jugada. Nauzet se ha pasado toda la temporada disfrutando del calorcito de otros lugares más transitados que el Estadio de Gran Canaria. Apoño, que se vuelve loco por montar broncas con los árbitros o el propio Aythami, cuya profesionalidad ha quedado demostrada con risas tras anotarse varios autogoles, también tienen su parte de culpa de lo sucedido ayer.

Si  hay alguien por quien me duele todo esto es por un grande del futbol, el siempre profesional y gran tío, Juan Carlos Valerón y claro que entiendo las lágrimas del auténtico aficionado amarillo y les acompaño en este amargo trago, pero el fútbol es así, a veces te da y a veces te quita. Miguel Ángel Ramírez está haciendo que el club vuelva a ser el que era en antaño y los aficionados deben confiar en él para conseguirlo. Yo también pondré mi granito de arena para que suban siempre que el Tenerife esté en Primera. Todo sea por los derbis.

¡Animo vecinos!

Anuncios

Publicado el 23/06/2014 en Fútbol, Opinión y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Algo cruel tu análisis, desde la óptica de la rivalidad entre clubes, cuando lo que deja entrever lo sucedido en Gran Canaria es el problema generalizado en todas las localidades españolas con minorías que imponen su barbarie al civismo mayoritario. Y de eso nadie está a salvo.

    http://casaquerida.com/2014/06/24/pasen-y-agredan/

    • Kevin Nanwani

      Ciertamente, el problema es más generalizado de lo que parece, pero tampoco podemos pensar que toda la juventud española o canaria es así (como dijo un periodista está semana). Mi intención no es reflejar eso, ni mucho menos.
      Ya en frío me duele que un equipo, sea el que sea, tenga un final de temporada tan duro sobretodo por la mayoría de su afición.
      Muchas gracias por tu comentario, siempre es interesante compartir ideas con quien te lee. 🙂

      • Gracias a tí por la respuesta Kevin. Efectivamente, muchos profesionales del arte de la comunicación adolecieron de la pausa y la mesura que se le supone a su oficio, calificando a los desaprensivos con adjetivos surgidos desde la rabia de un aficionado, no desde la responsabilidad pública de informar. Que esto no suceda por el bien del deporte y de los ciudadanos que quieren desahogar sus problemas viendo un espectáculo.

        Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: